Sobre la explosion de Pemex

Ya todos sabemos lo que sucedió ayer en el edificio de Pemex, en la ciudad de México.

Hubo una explosión que mató a mas de una veintena de personas y dejó más de 100 heridos sin mencionar a los desaparecidos.

¿Pero en realidad sabemos lo que sucedió?

Yo se que se trata de una tragedia, siempre que se pierdan vidas humanas es una tragedia, así sea una persona o veinte. Sigue siendo una tragedia. Pero una serie de situaciones que se dieron me hacen pensar que esta tragedia resulta muy conveniente para los fines de privatizacion que el señor que vive en los pinos ha venido cocinando ultimamente como parte de una reforma energetica.

En primer lugar, las autoridades manejan la teoría de que esta explosión fue provocada por un fallo en el sistema de ventilacion y aire acondicionado del edificio. Se habla de calderas que se sobrecalentaron y explotaron. Y no se quiere hablar de un atentado o bombazo, aunque las autoridades dicen “Se contempla cualquier cosa” Pero nadie habla de eso. El copetudo nos pide “No especular”  y sin embargo no hay mas que dudas al respecto… ¿como no especular cuando no se nos habla con la verdad?

Al lugar de los hechos arribó el mismisimo copetonto, junto con gran parte de su gabinete, personal de la marina, personal de gobernación y otros altos funcionarios. ¿Por que tal movimiento de personal de alto rango, si se trató de solo una falla en la ventilación del edificio?

En segundo lugar, están las declaraciones de primera mano por parte de los empleados de Pemex, quienes hablan de que hace algunos meses ya había sucedido un incidente con el sistema de ventilacion por falta de mantenimiento y sin embargo, el incidente no pasó a mayores, no se perdieron vidas humanas, no hubo pánico ni desconfianza. Solo fue un percance menor.  “Te lo juro que no fue un corto circuito, no fue un fallo en la ventilación, ni nada de eso que se ha estado manejando. Fue una bomba”, dijo textualmente una empleada en entrevista radiofonica.

En tercer lugar, en el sitio de la explosión se almacenaba mucha información impresa sobre Pemex. Información importante sobre empleados, finanzas, socios, acciones, etc. Se tienen antecedentes de que en el año de 1982 en este mismo edificio hubo un incendio que convenientemente destruyó información sobre un posible fraude.

Ahora, si combinamos lo anterior con la reforma energetica que el gobierno federal quiere lanzar, la cual incluye la privatización de Pemex (recordemos que Lazaro Cardenas expropió la industria petrolera en el año de 1936) Y con la cual muchos -sino  es que la mayoría de los mexicanos – no estamos de acuerdo.

Pero ¿que tiene que ver una cosa con la otra?

Me pregunta un amigo: ¿que beneficios tendría un atentado?

Bien, dejemos de lado por un momento la teoría del atentado, hablemos solamente de los hechos: Una explosión que dejó muertos y heridos.

Ésta citada explosión provoca una caída en las acciones de Pemex. Todo influye en la bolsa de valores, así que las  acciones de pemex en estos momentos van en caída libre. Esto resultará en una crisis, por lo tanto es válido el argumento de que se necesita de la inversión privada para rescatar a Pemex de esta posible crisis. Es aqui donde entra al rescate el gobierno de México, quien curiosamente ha venido hablando sobre una reforma energetica desde hace algun tiempo, en la que se incluye o contempla la privatización de Pemex.

Resulta conveniente que justo hoy, que entra en discusión dicha reforma en la legislatura, el tema del momento sea la lamentable explosión de Pemex.

Entonces, hay probabilidades de que la explosión haya sido provocada para que sea aprobada esta reforma y finalmente se privatice la segunda compañía petrolera más grande de América Latina.

Así que respondiendo a la pregunta de mi amigo: El beneficio es que agarrando de pretexto esta tragedia, Pemex será privatizada.

Además, colateralmente se pierde documentación muy importante sobre empleados, finanzas, socios, acciones, etc.,  que convenientemente se encontraba almacenada en la sección del edificio que fue destruida.

Mi amigo responde: Si eliminan el sindicato de pemex, habría mucho para rescatarlo y además hacer crecer al sector.

Y yo estoy absolutamente de acuerdo, pero tristemente a ese y a ninguno de los sindicatos de México  se les debe tocar ni con el pétalo de una rosa. Entonces, resulta muy conveniente todo este asunto para incrementar la riqueza en los bolsillos de los de allá arriba (ahí te hablan, Deschamps) sin desencadenar la ira de los sindicatos. Desde mi muy personal punto de vista, la privatización de Pemex solo beneficiará a unos cuantos privilegiados, los mismos privilegiados de siempre.

Lamentablemente todo lo anterior son solo especulaciones mías (y de muchas personas más) y muy probablemente no lleguemos a conocer la verdad detrás de todo este asunto.

Por lo tanto, no me queda más que escribir al respecto y enviar mis más sinceras condolencias a los familiares de las víctimas, que se recuperen pronto los heridos y que encuentren con bien a los desaparecidos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s