La odisea del voto

Hoy me levanté tempranito para ir a votar a primera hora. Quería entrar, votar e irme para tener el resto del día libre.

Mi marido no tiene actualizada su credencial, así que tenía que ir a una casilla especial.

Así que decidimos ir primero a mi casilla, donde creíamos que iba a haber menos gente y mas fluída la votación.

BUENOOOOO no podíamos estar más equivocados. La casilla estaba ubicada en una escuelita federal, metida entre un enorme laberinto de calles angostas y empedradas, el trafico estaba para morirse y la desorganización en las casillas era de risa.

Primero pregunté donde formarme, me dijeron que buscara que fila correspondía a mi apellido. Me busque y finalmente di con la fila 6, que era una enorme, ENORME fila que se alargaba por todo el patio de la escuela y daba vuelta en caracol (Quien me manda tener un apellido TAN pinches común). En fin, eso no es lo malo. Lo malo es que se supone que las casillas abrían a las 8 am, y nos dieron las 10 y apenas empezaban a pasar a los ancianos y discapacitados.

Total que le pedí a una señora que me guardara mi lugar para ir a darle de comer al bebé y cambiarle el pañal (que estaba en el carro con su papá). Regresé y todavía no avanzaba la fila.

Dieron las 11 AM y empecé a considerar ir primero a que votara mi esposo y desayunar y luego regresar. Pero entonces la fila empezo a avanzar poquito a poquito (FINALMENTE)

Ya había muchisima gente atrás de mi, así que decidí esperarme.

Faltando unas cinco personas para que yo pudiera entrar a la casilla, sale una mona del IFE y dice “los de apellido García a Gonzalez formen una segunda fila aqui…” Señalando un lugar al lado de mi. Justo donde corría el final de la cola donde yo estaba formada que ya daba dos vueltas. Entonces no faltó el vivo que aprovechando la pendejada de la del IFE, se acomodó muy conchudamente en la nueva fila.

Obviamente la gente se empezó a molestar. Yo me quedé callada, no me gusta discutir. Solo la hice de diablo diciendole a la señora que estaba enfrente de mi “mire, esos ya se metieron… y la señora de blanco también”. Entonces muchos empezaron a mentar madres, a gritar y a empujarse. Era obvio, muchos de nosotros ya teníamos más de dos horas y media ahí formados como para que llegaran unos vivos a meterse a la fila. La mona del IFE quiso poner orden pero solo se ganó más mentadas, pues la fila como estaba en un principio estaba funcionando bien, hasta que a ella se le ocurrió formar una segunda fila.

Salió otro funcionario del IFE, de esos que traen chaleco rosa. También quiso poner orden, pero no lo logró, ya estabamos muy enojados.

Así que decidió disolver la segunda fila y volver a formarnos como estabamos en un principio. Por culpa de ese conflicto estuve ahi parada a 5 personas de pasar, por media hora más. Yo ya estaba hasta la madre y mi esposo con los niños esperándome allá afuera.

Despues de un rato por fin me tocó pasar y me metí a intentar votar, pero OH SORPRESA, el lapiz no tenía punta y yo había dejado mis plumas y marcadores en la pañalera O.o

Tuve que esperar otro tanto para que se desocuparan las madres esas donde te metes a votar, por que les dije a los funcionarios de casilla que el pinto lapiz no tenía punta y me  dieron el avion.

Al final ya pude votar, remarque muy bien mis boletas para que si quieren borrar mi voto al menos les cueste trabajo.

Luego intentamos ir a la casilla especial para que mi marido votara, pero  JAAAAAAAA!!! Se agotaron las boletas. Eso pasa por 1.- no actualizar tu credencial del IFE y 2.- No poner suficientes boletas en las casillas especiales.

Después fui por mi café capuccino gratis al oxxo. FIN DE LA HISTORIA.

 

AHHH y un consejo: No vayan a votar en tacones 😦

 

P.D. Cada que alguien vota por el PRI, un gatito muere …. PIENSA EN LOS GATITOS!

Anuncios

6 pensamientos en “La odisea del voto

  1. El Iztacalco dice:

    jajaja, buena tu crónica, en mi caso en cambio todo fue muy rápido por suerte

    Saludos!!
    yo sí pensé en los gatitos

  2. vorth dice:

    “para ir a darle de comer al bebé y cambiarle el pañal (que estaba en el carro con su papá).”

    No quiero hacerla de diablo pero, que no puede Don papa cambiarle el pañal y darle de comer?

    Yo fui a votar ya tarde, como a las 3 y no habia ni un alma, solo los que atendian la casilla ya bien aburridos de verse las caras, jaja

    • alexacrow dice:

      Estimado Señor Don diablo:

      Mi marido tiene un chip integrado que le impide cambiar pañales. Si intenta hacerlo puede morir por un fallo general en todos los órganos de su cuerpo.

      No es que no le guste hacerlo (odia hacerlo) 😛 pero prefiero hacerlo yo de buena gana a que quede mal y al rato haya accidentes 😛 jajaja

      y lo de darle de comer, bueno… aprovechando que yo ya estaba ahi!!

      xD

  3. b1ackpig dice:

    Yo pense en los gatitos, pero mucha gente no tuvo la misma consideracion. Pobres gatitos, sniff 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s